Los videojuegos están pasando por un gran momento

La guerra entre SEGA y Nintendo, la invención del internet, el nacimiento de Playstation. Todo esto (y mucho más) en un mismo contexto, y no cualquiera, sino en uno revolucionario. Si ahora mismo te digo que estamos viviendo una época similar en cuanto momentos relevantes para la industria, ¿me creerías? Lo sé, es difícil asimilarlo y probablemente estés pensando que este artículo contiene grandes mentiras, pero dame una oportunidad de justificar lo dicho.

Playstation VR supo llamar la atención de los jugadores con grandes exclusivos

Para comenzar, quisiera que retrocedamos algunos años, muy pocos. Vayamos a 2016. Varios hechos importantes se dieron ese mismo año, primero, con la llegada definitiva de la realidad virtual. Las gafas de Oculus para PC eran toda una experiencia, mientras que en consolas Playstation marcó sus bases con Playstation VR. Si bien en un principio se encontraban como frutos verdes, entre 2016 y 2017 la realidad virtual logró encaminarse correctamente, lucir su potencia y recolectar una gran cantidad de licencias llamativas para los jugadores. Hoy en día, siguen siendo un producto para determinadas personas, pero no podemos negar su maravillosa inmersión, inigualable, hasta el momento.

Pokémon GO puso la RA en la palma de la mano del mundo entero

Al mismo tiempo, la realidad aumentada se presentó ante el mundo, literalmente, porque todos la conocieron en 2016, a través de Pokémon GO. Jugar un videojuego en la vida real sonaba extraño, pero con la obra de Niantic nos encontrábamos cazando Pokémons en nuestra casa, en la calle, en el colegio y en el parque, el videojuego se volvió realidad y todo cobraba sentido gracias a la cámara de nuestro smartphone y una idea que pondría a la realidad aumentada como un concepto creciente.

Otro hecho relevante para los videojuegos, uno de los más polémicos de los últimos años, también se dio en 2016: las consolas intergeneracionales. En un principio, solo rumores, luego, una realidad asentada. Playstation 4 PRO (2016) y XBOX One X (2017) llegaron para cambiar la vida útil de las consolas y endulzar las malas lenguas que apuntaban a la PC como plataforma definitiva debido a su flexibilidad con los componentes gráficos.

Project Scorpio, anunciada en una E3

Las consolas quedaban desfasadas tras algunos años y todavía era muy temprano para el anuncio de una nueva generación. La solución fue lo que hoy conocemos como consolas intergeneracionales, modelos que actualizan el hardware de la consola base para seguir disfrutando de nuestros títulos favoritos, pero con notables mejoras en cuanto el rendimiento y el apartado gráfico.

Nintendo Switch es sinónimo de innovación

Para 2017, encontramos otro hito: Nintendo Switch. La gran N se encontraba contra las cuerdas luego del fracaso que supuso Nintendo Wii U y con un panorama desfavorable al tener que competir con colosos como Playstation 4 y Xbox One. Con las últimas coins en el bolsillo, Nintendo decidió probar suerte con un híbrido entre consolas de sobremesa y portátiles, si no funcionaba, el mercado móvil sería su siguiente camino.

Las ventas hablaron, la prensa, los jugadores y el mundo de los videojuegos también. Nintendo Switch era una de las mejores consolas de los últimos años. Dinámica, ergonómica y con un catálogo que presentó dos obras maestras en su primer año, la gran N se levantó de entre los muertos y puso sobre la mesa un nuevo planteo jugable.

Al cabo de unos meses, tanto Sony como Microsoft alababan el espectacular planteo de Switch, surgiendo rumores de que la siguiente generación tendría consolas híbridas debido a su dinamismo a la hora de jugar, esto, sin tener en cuenta otras cuestiones que también comenzaron a sonar, como la posibilidad de juego cruzado o retrocompatibilidad.

Fortnite: Battle Royale es el fenómeno de la generación

La historia continúa. Se asomaba el 2018 y Fortnite, un videojuego nacido en su anterior año, pasaba su mejor momento. Todos hablaban del Battle Royale y los creadores de contenido inundaban las redes sociales con gameplays que de alguna u otra forma, te acercaban al exitoso videojuego de Epic Games.

El estudio se hizo multimillonario. No solo tenían en sus manos uno de los motores gráficos más potentes de la industria como lo es el Unreal Engine, sino que también eran los creadores del juego del año, Fortnite.

Epic Games aprovechó la movida e hizo lo que todos entendíamos como suicidio. Fundó una tienda digital “Epic Game Store” para plantarle competencia directa a Steam, la plataforma por excelencia para jugadores de PC. Cuando el mundo negaba su éxito como tienda digital, Epic Games anuncia algo que nadie se esperaba: acuerdos exclusivos con estudios triple-A, videojuegos sin DRM, juegos gratis mensualmente y mayores ganancias para los estudios que publiquen en su plataforma. Fue un estallido de emociones, una mano para el jugador y otra para el desarrollador.

La gente se tiró de cabeza a Epic Game Store. Reclamaban los juegos gratuitos, compraban algunos que les llamaba la atención y si no volvían, lo tendrían que hacer en algún momento, porque ahora mismo Epic Games se adueñó de esperadas obras como The Walking Dead: The Final Season, Metro: Exodus, Control, Ancestors: The Humankind Odyssey, Journey, Detroit: Become Human, Borderlands 3 y más. Al fin podemos decirlo: tiembla Steam.

Google Stadia: otro paso en la industria

Llegamos a 2019 en un trayecto de lo más diverso y emocionante, una historia repleta de giros argumentales y con futuras secuelas a confirmar. El anuncio que más importancia cobra de momento es el de Google Stadia. La posibilidad de jugar sin instalar nada es un sueño, más allá de si la situación económica de cada uno permitiría cumplirlo tarde o temprano. Google Stadia se desmarca de Playstation Now y otras muchas formas de jugar en las nubes debido a su potencia, la cual duplica a las consolas de actual generación. Si todo sale bien tanto para Google como los jugadores, podría ser un cambio de paradigma, y si las cosas no salen como lo esperado, quedará como el inicio de algo que, en algún momento, tendrá que cumplirse.

Estamos viviendo una época espectacular, una segunda versión de lo que fueron los 90’ en novedades para los videojuegos.

La realidad virtual y la realidad aumentada sembraron una jugabilidad inmersiva, algo que parecía ciencia ficción hasta hace poco. Las consolas siguieron un camino mucho más delicado, donde las generaciones serían fragmentadas entre sub-generaciones, tanto para estirar la vida útil de las plataformas como para darle más competencia a la poderosa PC. Nintendo Switch, propuso un híbrido entre consolas de sobremesa y portátiles, una de las invenciones que más comodidad y flexibilidad les da a los jugadores.

Steam, casi como un monopolio en los compatibles, recibe una competencia directa con Epic Games Store y se introduce la batalla de exclusivos entre una y otra plataforma. Por último, pero no menos importante, si todo lo anterior se barajaba como un futuro en la industria, Google Stadia saluda al mundo con una propuesta que muchos ignoramos por falta de presupuesto o desconfianza, pero de funcionar correctamente, los juegos del hambre iniciarían de manera espontánea.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.