7th Sector – Reseña

reseña de 7th sector

Un plano de un Televisor CRT en una habitación repleta de cables se gana nuestra atención. El dispositivo cumple su tarea al exponer una imagen, aunque escalofriante. Entre señales que van y vienen, una silueta humana aparece en pantalla. Moviendo el stick, caemos en que es el personaje que, de alguna forma, nos toca controlar. Hacemos fuerza de un lado y del otro, hasta que finalmente salimos en forma de luz por un cable.

7th Sector nos regala una aventura gráfica por medio del control de diversos objetos tecnológicos. Primero, somos una luz que recorre los cables de unas turbias instalaciones. Luego, aplicamos una transformación hacia un dron terrenal que se escabulle entre los pies de las personas. También nos toca meternos en la metálica piel de un dron aéreo, surcando las calles de una distópica ciudad. Incluso hay momentos para controlar a un robot armado hasta los dientes.

reseña de 7th sector vale la pena
Materialización

Son situaciones variadas que irán construyendo de a poco una narrativa atrapante. Cada transformación tiene su abanico de habilidades, con puzzles que presentan una curva de aprendizaje y dificultad más que aceptable. Algunos nos invitarán a resolver un simple obstáculo mientras que otros aplicarán cálculos matemáticos o similares, aunque nunca evitando la resolución a partir de la lógica.

La razón por la que pasamos de estar dentro de un televisor CRT a materializarnos en un robot con ametralladora, es fascinante. Pero con una duración de aproximadamente cinco horas, poco se puede hablar de este apartado sin caer en el destripe de la trama.

Los objetos en los que nos iremos transformando, podríamos decir, objetos que comparten un alma, dividirán la campaña en una serie de capítulos con datos importantes para comprender lo que sucede, recopilando algunos sucesos en un menú accesible en cualquier momento. No hay diálogos, pudiendo comparar a 7th Sector con Inside, una de las obras referentes en cuanto a aventuras gráficas con puzzles. Y la comparación no es disparatada. Inside nos hablaba a través de los escenarios, con sus fondos, su paleta de colores y por supuesto, con el inolvidable niño que corría hacia lo desconocido.

7th Sector nos introduce en una ciudad cyberpunk, con luces de neón, robots patrullando las calles, científicos aplicando pruebas desmoralizadas en humanos, conflictos sociales y afiches de propagandas que recuerdan al inicio de la Unión Soviética -podemos comprender esta decisión porque el desarrollador detrás de 7th Sector es de nacionalidad rusa-. Es una ambientación oscura que despierta curiosidad desde el primer momento: aquel en el que descubrimos que de alguna manera extraña, el televisor contenía dentro a una persona.

analisis de 7th sector videojuego
Propagandas

Ciencia ficción, Cyberpunk. Son la dualidad del núcleo de 7th Sector. Pero el resto de apartados no se queda atrás, sobre todo si hablamos de su grandiosa banda sonora, compuesta por Nobody’s Nail Machine. La mezcla de sonido funciona muy bien, aplicando presión a los sentimientos que se quieren encontrar en cada escena. Si estamos dentro de una instalación se pueden oír voces de personas, quejidos o ruidos de maquinarias en funcionamiento o con desperfectos técnicos. En la calle, los pájaros, el viento, la multitud y los automóviles son los que le dan vida al ambiente. También se les dio lugar a escenas que debido a la presión por completar un puzzle o huir de un enemigo, se complementaban con el sonido de un tambor que, a cada segundo, interrumpía con su característico sonido, simulando el latido de un corazón que quiere escapar por la garganta.

Los problemas de 7th Sector se esconden en varias secciones del videojuego. En lo visual, puede que algunos planos no terminen de cargar las texturas completas. Sobre el sonido, los disparos se suelen cortar de forma artificial, sin dar una sensación de eco ambiental. También la jugabilidad, con algún que otro puzzle que se puede llegar a complicar por la falta de precisión en los controles, sobre todo si usamos un stick. Son algunos pequeños problemas, muy aislados, que no terminan de opacar la experiencia.

El distópico mundo de 7th Sector nos recuerda a Inside. Sus puzzles con dificultad progresiva, a The Witness. Pero más allá de las referencias, 7th Sector es un videojuego con personalidad propia. El televisor CRT inició todo. Tanto en la ficción como en nuestra realidad. El final de nuestra historia aún es impredecible, pero en 7th Sector, el mundo fue condenado por la tecnología con desarrollo galopante y sin límites morales. Es nuestra tarea cobrar vida en la pantalla grisácea, darles un alma a los dispositivos que el mismo ser humano creó y cortar las raíces de cables que tantos inconvenientes trajeron a la humanidad.

Valoración
4/5

7th sector es un videojuego de aventura, plataformas y puzzles con ambientación cyberpunk.

  • Algo positivo a destacar: narrativa; ambientación; curva de dificultad en puzzles.
  • Algo negativo a destacar: algunos problemas de rendimiento.
  • Duración: alrededor de 6 horas.
  • Un jugador: sí.
  • Multijugador: no.
  • Rendimiento: algunos inconvenientes, aunque no arruinan la experiencia.
  • Idioma: inglés, francés, alemán, ruso (solo textos).
  • Plataformas: PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch, PC.
  • Plataforma de reseña: PlayStation 4 (slim).

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.