Watch Dogs: Legion – Reseña

Reseña de Watch Dogs: Legion en PS4, Xbox One y PC

Ubisoft lanzó Watch Dogs: Legion, una nueva entrega para su saga de mundo abierto, acción y hackers. Un videojuego que arriesga bastante, no solo por su novedoso sistema de reclutamiento, sino porque abandona varios elementos que fueron nucleares en las experiencias de anteriores videojuegos.

En Watch Dogs: Legion tomamos el control de los miembros de la resistencia de Dedsec, luego de ser injustamente culpados de un ataque terrorista en Londres. Desde aquel momento, tanto la prensa como la mayoría del pueblo se puso en contra del grupo de hackers, por lo que se inició un proceso de reclutamiento para renacer de las cenizas. Lo más interesante es que el reclutamiento es para cualquier ciudadano que camine en las calles de Londres, literalmente, sin importar su profesión.


Watch-Dogs-Legion-screenshots-resena-dedsec-resistencia

La narrativa de Watch Dogs Legion se aleja del tono melancólico que adoptó el primer videojuego, pero tampoco se acerca a la comedia que fue característica en la segunda entrega. En WD: Legion exploramos una distópica ciudad de Londres en la que numerosas corporaciones se aprovechan de los avances tecnológicos para crear experimentos moralmente inaceptables.

“Watch Dogs: Legion parece evitar la crítica a la emergente tecnología con potencial para ejercer la psicopolítica”

A diferencia de sus dos últimos videojuegos, Watch Dogs: Legion parece evitar la crítica a la emergente tecnología con potencial para ejercer la psicopolítica, como en Watch Dogs 2, por ejemplo, donde se criticó a las empresas que usaban sus productos para escuchar a los usuarios e incluso nos brindó una visita a Google en el camino de destruir la Big Data.


Watch-Dogs-Legion-screenshots-resena-policias-de-albion

Watch Dogs: Legion propone un discurso tibio de rebelión al sistema. En primer lugar, refiriéndose a los policías como soldados de Albion, una empresa militar privada que le brinda seguridad al gobierno. No son policías estatales, pero los vemos patrullando las calles y reprimiendo a los civiles que se niegan realizar un chequeo de ID. Por otro lado, en la posibilidad de reclutar a esos “policías” que tanto indignan. En esta Londres distópica, la justicia es corrupta, el gobierno está ligado con atentados terroristas, pero el foco está puesto únicamente en las empresas privadas que contrata.

Seguir leyendo:  Watch Dogs 2 - Reseña

Watch Dogs: Legion está lleno de incongruencias. En un principio, el simple hecho de poder reclutar a cualquier ciudadano resquebraja la idea que teníamos de Dedsec: un grupo de hackers del mejor nivel. De esta forma, un abogado, un albañil o un indigente, pueden sumarse a la resistencia, infiltrarse en las corporaciones más grandes del país, romper las líneas de código de su sistema más avanzado y por supuesto, empuñar un arma sin que le tiemble el pulso.

También encontramos cierta fricción entre lo que se dice y lo que se hace. Dedsec quiere demostrar que no es un grupo terrorista, pero combate a las corporaciones con armas de fuego y deja más de una decena de cadáveres en el piso por cada misión. Hay algo en este sentido que se perdió, y es la relevancia que tenía el sigilo en otras entregas.


Watch-Dogs-Legion-screenshots-resena-dificultad-de-puzzles

“No obtenemos nada por realizar las misiones con sigilo”

Sí, en Watch Dogs: Legion se nos permite afrontar las misiones a escondidas o con hackeos, pero no hay nada más rápido y eficiente que hacerlo con armas de fuego. Principalmente porque no obtenemos nada por realizar las misiones con sigilo. De hecho, ni siquiera encontramos los objetivos opcionales que en Watch Dogs 2 nos servían como excusa para cambiar nuestro estilo de juego.

Las mecánicas de hackeo de Watch Dogs: Legion están en su mejor forma. Ninguna de las entregas anteriores nos presentó tanta fluidez y oportunidades a la hora de usar el smartphone para hackear. Es un sistema tan bien logrado que podríamos volver locos a los enemigos de una locación mientras esperamos parados en la calle. Pero como dijimos recién, no hay recompensa por acceder de esta forma a las misiones, así que es probable que en general, avancemos empuñando un rifle de asalto.

Los enfrentamientos en Watch Dogs: Legion presentan una involución con anteriores entregas. Más allá de las recompensas o los objetivos opcionales, muchas de las misiones (sobre todo las secundarias) se pueden terminar de la misma manera: bajando a los cinco enemigos que patrullan el lugar, quizás otros cinco refuerzos, y hackear un elemento específico. El arsenal es limitado, y no existen enemigos con características únicas que nos empujen a plantear una estrategia en la batalla. La variedad está en algunos segmentos de puzzles que nos obligan a usar las herramientas de hackeo, pero es algo común en las misiones principales.


Watch-Dogs-Legion-screenshots-resena-combates-cuerpo-a-cuerpo

“La muerte permanente o temporal es un problema enorme en Watch Dogs: Legion”

Una característica propia de este Watch Dogs es la muerte permanente (se puede activar o desactivar) que como bien indica, si nuestro personaje muere, lo perdemos para siempre. Si desactivamos esta opción, cuando un personaje es herido de gravedad, se dirige a un hospital y permanece bloqueado por un tiempo.

El sistema de muerte permanente o temporal es un problema enorme para aquellos jugadores que les gustaría completar las misiones en perfecto sigilo, y creemos que por ello se ha puesto la importancia en el combate con armas de fuego. Fallar en Watch Dogs: Legion es posible, pero no es tan común como en otras entregas. Lo notamos en las calles, donde podemos atropellar a tres civiles en plena luz del día y la policía podría ignorar nuestro acto delictivo.

Seguir leyendo:  Watch Dogs Legion: Bloodline es un DLC con Aiden Pearce, Wrench y un cruce con Assassin's Creed

La disminución de la dificultad para evitar que fallemos también se nota en las misiones, donde podemos bajar a un soldado, asustar a los civiles (que empiezan a correr y gritar), pero en ningún momento alertar al resto de enemigos. Tampoco nos detectan las cámaras ni nos persigue la “policía” si en una misión decidimos ir directo a la acción (lo que es extraño, porque el equipo de Albion está en las calles, ¿por qué no prepara una emboscada en la puerta del edificio al que acabamos de limpiar con más de 15 bajas de soldados?)


Watch-Dogs-Legion-screenshots-resena-calles

“El sistema de reclutamiento es uno de los mejores añadidos que vimos en un mundo abierto”

El sistema de reclutamiento es uno de los mejores añadidos que vimos en un mundo abierto, porque cambia totalmente nuestra mirada sobre los NPC. Si antes eran “personas que decoran la ciudad”, ahora son potenciales compañeros de la resistencia. Mucho mejor aún: los protagonistas de la historia.

El reclutamiento consiste en analizar a cualquier ciudadano que nos llame la atención y observar cuáles son sus habilidades. Puede ser un experto en la conducción, resistente a los golpes o un genio de la informática. El siguiente paso consiste en conversar con el NPC para saber en qué lo podemos ayudar. Alguno nos puede pedir un ajuste de cuentas, mientras que otro podría brindarnos un dato importante para desenmascarar alguna corporación. Una vez finalizada la misión, el NPC formará parte del equipo y sí, podremos controlarlo.


Watch-Dogs-Legion-screenshots-resena-sistema-de-reclutamiento

Con la posibilidad de jugar con cientos de NPC distintos, es imposible que se inserte un árbol de habilidades como en otros Watch Dogs. No hay un protagonista, porque todos los reclutas son el protagonista: Dedsec. Sin embargo, todos se controlarán de la misma manera tanto en combate como en sigilo, excepto por los ancianos que son más lentos y pueden sufrir un ataque al corazón (mueren, en serio).

Seguir leyendo:  Ubisoft Connect: El nuevo servicio de Ubi con beneficios para los usuarios

El ambicioso sistema de reclutamiento nos mantendrá bastante tiempo en las calles analizando a las personas que se cruzan delante nuestro. Además de sus habilidades, una vez reclutados podemos acceder a una extensa cantidad de información para conocer más de su vida: dónde viven, dónde trabajan, qué hacen al mediodía, con quién se juntan a la noche, etcétera. Si los seguimos, podremos ver que todos esos datos se cumplen.


Watch-Dogs-Legion-screenshots-resena-ciudad-de-londres-old-gen

Caminar en las calles de Londres es una experiencia espectacular. El trabajo de Ubisoft en la recreación de la ciudad inglesa es de los mejores que vimos hasta la fecha. Podemos toparnos con hologramas que decoran las entradas a los locales, pantallas con publicidades de distintos productos o propagandas de Albion, drones que vuelan por encima nuestro y cada tanto bajan para chequear a los ciudadanos, así como interacciones entre los NPC que pueden ir desde un baile de artistas callejeros hasta un arresto por parte de la policía (con personas que se acercan para capturar el momento con sus smartphones).

Cuando lo hayamos visto todo, la ciudad de Londres muestra su cara empobrecida

Cuando lo hayamos visto todo, la ciudad de Londres muestra su cara empobrecida. Watch Dogs: Legion carece de actividades que le den vida a la ciudad. Encontramos algunas misiones simples como el boxeo o el grafiti, pero no hay mucho más. Eso sí, el reclutamiento siempre nos brinda misiones secundarias con historias de vida distintas, pero la repetición de las locaciones no tardará en llegar (mismo lugar, enemigos y maneras de afrontar el objetivo).


Watch-Dogs-Legion-screenshots-resena-rebelion

Una de las actividades más destacadas consiste en liberar a los distintos distritos de Londres. Son aproximadamente tres objetivos que cumplimos por distrito y que una vez finalizados, nos suman a un “Recluta Experto” a nuestro grupo de resistencia. Suelen ser los mejores reclutas del videojuego debido a sus habilidades únicas, por ejemplo, una espía con un auto que se hace invisible o un experto en drones. Hay un problema con estas actividades, y es que suena incoherente despertar la rebelión en ciudadanos con una propaganda de un grupo terrorista en el Big Ben. De hecho, tampoco se nota demasiado el clima de rebelión, porque cuando caminamos por el distrito “liberado”, los ciudadanos mantienen el mismo comportamiento que antes.


Watch-Dogs-Legion-screenshots-resena-vale-la-pena

Lo que realmente destacamos de este videojuego es el sistema de reclutamiento que nos hizo ver a los NPC como potenciales protagonistas de la historia. Sin embargo, Watch Dogs: Legion entibió su discurso crítico hacia los gobiernos autoritarios y las corporaciones que desarrollan tecnología moralmente inaceptable. Esto supone unos pasos para atrás en la crítica social que realizó Watch Dogs 2 (a pesar de su elevado grado de comedia). Por otro lado, la cantidad de incongruencias entre lo que se dice y lo que se hace (un grupo de hackers que, en vez de usar hackeos, asesina a los miembros de una corporación que asesina a otras personas) desarrollan una campaña que lastimosamente hace aguas.


Watch Dogs: Legion es un videojuego de acción y aventura en un mundo abierto.


Modos de juegoUn jugador (Multijugador próximamente)
DuraciónAlrededor de 20 horas
RendimientoAlgunas ralentizaciones en PS4
IdiomaTextos y voces en español
AccesibilidadNarración del menú, modo para daltónicos, puzzles simplificados, activar/desactivar efectos de cámara, chat de texto a voz, transcripción de voz a texto
¿Es necesario jugar algún título anterior?No
DesarrolladoraUbisoft
EditoraUbisoft
PlataformasPlayStation 4, Xbox One y PC
Plataforma de reseñaPlayStation 4 (slim)

Contacto

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.