Hotshot Racing – Reseña

Reseña de Hotshot Racing en PS4, Xbox One, PC y Nintendo Switch

De todos los videojuegos que habré disfrutado en los fichines, recuerdo lo bien que lo pasaba con Daytona USA y Virtua Racer. Mi madre y padre me hacían la segunda sin entender ni un poco el funcionamiento de las máquinas, riéndose conmigo cuando el volante pegaba giros descontrolados por la mala conducción.

Con el paso de los años, remplacé Daytona USA con Super Monaco GP para Sega Genesis, y no fue hasta PlayStation que me enamoré perdidamente de los Need for Speed y Gran Turismo.

Hoy, sentado frente a una TV de 32’ con una PlayStation 4, me quejo porque el último videojuego de conducción que salió a la venta no innova hace años o porque su IA es pésima, y sinceramente, a veces extraño sentarme en esos asientos incómodos que simulaban un vehículo, estirar los pies para alcanzar los pedales, y fingir que entiendo los cambios mientras un grupo de adolescentes se amontonan como espectadores a mis espaldas.


Hotshot-Racing-screenshots-modos-de-juego

Y un día llegó Hotshot Racing, un videojuego de conducción arcade que se inspira en esas hermosas máquinas de antaño. Su menú principal reproduce una música synthwave con el logo de Hotshot Racing: “Pulse cualquier botón para empezar”. Al hacerlo, una voz me dice algo que ya sabía: el nombre del videojuego. Comenzamos excelente.

“Una voz me dice algo que ya sabía: el nombre del videojuego”

Lo primero que observamos en el videojuego es que adopta una estética que recuerda a las primeras producciones con gráficos en tres dimensiones. Desde los vehículos, pasando por los mapas hasta los personajes disponibles, está creado con pocos polígonos, pero con el cuidado suficiente para no estropear la experiencia. Esto quiere decir que por más bajos que sean los gráficos, Hotshot Racing diferencia los elementos en pantalla, tiene una correcta distancia de dibujado, una mezcla de colores amplia, y una gran fluidez en fotogramas.


Hotshot-Racing-screenshots-policias-y-ladrones

En Hotshot Racing nos encontramos con pocos modos de juego. Arcade, donde tendremos que conducir hasta la meta mientras cruzamos puntos de control; Policías y ladrones, en el que corremos junto a nuestro grupo mientras los coches policiales nos chocan violentamente para que detengamos la persecución; Conduce o Revienta, consiste en conducir hasta la meta con toda la cautela posible puesto que el mínimo rasguño podría hacer que nuestro vehículo explote; Contrarreloj, una competición contra los coches fantasmas de los creadores del videojuego.

El modo principal lleva el nombre de Grand Prix, una competición en cuatro locaciones distintas con estructura Arcade (conducir hasta la meta). Cada modo de juego nos permite seleccionar a un conductor de una larga lista, con su propia historia de vida y un puñado de vehículos distintos. Lo bueno del modo Grand Prix es que, por un lado, nos brinda una buena cantidad de dinero para gastar en la tienda. Por otro lado, conocemos un pequeño fragmento de la vida del conductor seleccionado, lo cual no es nada profundo, pero es un motivo más para jugar el Grand Prix con distintos personajes.

“El modo principal lleva el nombre de Grand Prix

También encontramos un modo en línea con Carrera Rápida y Torneo, que se presenta como una opción para aquellos que les guste ponerse a prueba con personas reales. Sin embargo, a la hora de jugar con otros, lo mejor puede ser aprovechar la pantalla partida con hasta cuatro jugadores.


Hotshot-Racing-screenshots-vehículos-disponibles

El dinero que ganamos tanto en Grand Prix como en el resto de modos de juego sirve para ser canjeado en la tienda por distintos elementos cosméticos para los distintos vehículos que tiene cada conductor, así como las mismas vestimentas de los personajes. La moneda se puede obtener finalizando una carrera, una competición o completando desafíos de distinto tipo.

Cuando encendemos los motores, Hotshot Racing brilla por su enorme facilidad a la hora de conducir los vehículos. El videojuego posee más de diez pistas ambientadas en desiertos, zonas nevadas, junglas o ciudades, con diseños que nos llevarán por una reconstrucción del puente de Manhattan, el “Area 41”, las ruinas de un templo en medio de una selva, una feria urbana, un cementerio de aviones en el desierto, una jungla con estatuas a escala real de dinosaurios, y muchos más.

La variedad es innegable a la hora de brindarnos locaciones para recorrer, con notables cambios en la paleta de colores y la estética en general. Sin embargo, hay que dejar en claro algo que es importante en el género de conducción, y es que ninguno de los circuitos, por más dificultosas que sean sus curvas, presenta un trazado injusto. Todas las pistas pueden completarse sin problemas, aunque algunas veces será necesario practicar, por supuesto.

“La variedad es innegable a la hora de brindarnos locaciones”


Hotshot-Racing-screenshots-carreras

Hotshot Racing me propuso volver a disfrutar de un videojuego de conducción arcade, con mecánicas que no van más allá de acelerar, frenar y derrapar. Lo poco que hace, lo hace muy bien, y es suficiente para que disfrutemos de una experiencia que escasea en estos días, mientras suena el synthwave y una voz replica las selecciones que hacemos en pantalla. ¿Lo mejor de todo? Que no es necesario comprar fichas para practicar, y romper los marcadores.


Hotshot Racing es un videojuego de conducción arcade con una estética que recuerda a las primeras producciones con gráficos en 3D.


Modos de juegoUn jugador; Multijugador (local y en línea)
DuraciónIndefinido
RendimientoSin problemas
IdiomaTextos en español, voces en inglés
AccesibilidadSin opciones
¿Es necesario jugar a un videojuego anterior?No, pero se disfruta más al conocer Daytona USA, Ridge Racer o Virtua Racer, sus mayores inspiraciones
DesarrolladoraSumo Digital
EditoraCurve Digital
PlataformasPlayStation 4, Xbox One, PC, Nintendo Switch
Plataforma de reseñaPlayStation 4

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.