Sagas que me pueden: God of War

God-of-War-PS2-screenshots-header

Es muy común escuchar a la gente decir que el tiempo vuela. Es imposible ser conscientes del tiempo fugaz en la sociedad donde vivimos. Estamos casi obligados a llevar un ritmo insano en nuestras actividades diarias, vivimos a mil por hora, como quien diría. Puede ser por eso que se le atribuye la capacidad de volar, de ser fugaz, al tiempo. Simplemente, porque pasa sin que nos demos cuenta, estamos tan ocupados pensando en esbozar un futuro, que reciclamos el pasado, pero también, apuramos el presente. Cuando frenamos todo lo que tenemos alrededor para darnos un suspiro, es donde caemos y decimos “como pasa el tiempo” 

Hace poco más de diez años, condicionado por amigos y otras cuestiones, llegaba a mi vida God of War. Si hacemos cuentas, parece que llegue un poco tarde a la fiesta, y no lo niego, en aquellos momentos, mis padres no tenían el dinero suficiente para comprar una PlayStation 2, por lo cual, mis tardes se rellenaban con lo que ahora llamamos grandes clásicos y el «robo» temporal de las consolas de mis amigos. 

God-of-War-PS2-screenshots-header

El primer gran impacto que tuve con esta saga, fue con el contenido agresivo del primer juego. God of War no ponía limites a la hora de machacar a nuestros enemigos. Era un juego que tenía sangre hasta en donde no debería, y si bien, no es el juego más reconocido por su violencia, para mí, en aquellos momentos, era algo que nunca había visto (Lo más violento que paso por mis ojos por parte de un videojuego, fue Mortal Kombat, el de SEGA). 

Por otro lado, el tono épico. God of War siempre se caracterizó y marco una línea divisoria con la competencia por un conjunto de factores que esbozaban la definición de épico. El ambiente en el que se desenvuelve el argumento se construye con los pilares más pesados de una bella mitología griega, mientras que los desafortunados eventos de Kratos hacen que todo se tiña de una hostilidad sin salida. Lo más destacable, y lo que mejor me llevé siempre de la saga, tanto en aquel pasado, como ahora, es la banda sonora. Lo único que puedo mencionar de esta, es que me eriza la piel cada vez que la escucho. Los soundtracks de God of War forman parte de mis “más escuchados” en el reproductor de música, desde 2009. 

Al poco tiempo pude tener una PlayStation 2. Entre mis primeros juegos, se encontraban obviamente, God of War y su secuela, la cual, en lo personal, me parece la mejor entrega de la saga. Es dificil poder detallar la mezcla de sensaciones que me ocasionaba el Coloso de Rodas, la imponente voz de Zeus mostrando una gran autoridad desde la primer hora, y los escenarios, que cada vez eran más bellos. Todo, absolutamente todo en ese juego, era precioso. Si el primer título me hacia delirar en su conjunto, lo que logró God of War II es practicamente, indescriptible. 

Seguir leyendo:  The Binding of Isaac: Repentance - Cómo entrar al espejo y obtener las dos piezas del cuchillo
God-of-War-Ghost-of-Sparta-screenshots-header

A partir de allí, todo se fue hilando como si fuera algo natural. Cada juego de la saga tenia que estar en mi estantería, por lo que, de alguna forma u otra, los tuve que conseguir, todos. La tercer entrega, fue el primer título que adquirí en PlayStation 3. Un desenlace asombroso, a la altura de las expectativas y más aún, del ritmo que iba acrecentando la trama, cada vez más violenta, y personal. 

Sus dos juegos de PSP los pude adquirir en una versión remasterizada, y de nuevo, hablando sin filtros, me parecieron casi imprescindibles para cualquier jugador de la saga. Por un lado, Chains of Olympus, una entrega que, si bien no fue tan revolucionaria, logró añadir algunos acontecimientos que conectaban de forma estupenda con “la trilogia”. Por el otro, Ghost of Sparta, el cual, pulía lo mejor y lo peor de Chains of Olympus. No solo agregaba más piezas a un rompecabezas que creíamos haber completado, sino que lo hacia de una manera que nunca nos podríamos haber imaginado. En Ghost of Sparta conocemos a la madre de Kratos, su hermano, el origen de su marca, el por qué de «el fantasma de Esparta» y otras cuestiones argumentales tan relevantes como las que se presentan en cualquiera de los tres juegos principales. El momento en el que Kratos eliminó todo su lado humano, se cuenta en esta entrega, fue inolvidable. En Ascension, ya se notaba que la saga no podría innovar mucho más manteniendo al mismo tiempo el sello de God of War, y si bien es un juego disfrutable, ya se alejaba de las grandes impresiones causadas por sus predecesores. 

Seguir leyendo:  Returnal: ¿Para qué sirve la estatuilla de astronauta y el reloj de niño? Dos artefactos indispensables para obtener una segunda oportunidad
God-of-War-2-screenshots-header

God of War es una de esas sagas que seleccione progresivamente para elevarla en mi mayor sentimiento de favoritismo. Utilizo como arma principal la nostalgia, donde justifico todo el cariño que le tengo. No recuerdo una etapa de mi vida en donde no haya estado involucrada la saga del Dios de la guerra. Mi infancia, adolescencia y adultez, fueron marcadas en algún punto por alguno de sus juegos. Tampoco quiero llevar a malentendidos, niego que sea la mejor saga existente o algo por el estilo. He jugado una gran variedad de títulos, y me considero un fiel seguidor de muchos de ellos, pero siempre hay uno que nos marca más que otros, uno que llegó a nuestra vida, como casualidad o por motivos más directos, pero llegó para quedarse, ser parte de esta. En una semana, llega una nueva entrega la cual supondría el inicio de una nueva etapa.Como pasa el tiempo. 

Seguir leyendo:  Mass Effect Legendary Edition: ¿Salvar a los rehenes o enfrentar a Balak? Consecuencias de la misión Asteroide X57 - El cielo se está cayendo

2 comentarios

  1. Estoy con el Ascencion actualmente y doy fe que, a pesar de lo bueno que está, ya no tiene el impacto que tuvieron los otros. No veo la hora de tener la PS4 (dentro de una década quizá) y jugar el nuevo GoW

    • Como fanático de God of War, Ascension es el peor de la saga. Esto no quiere decir que sea mal juego, sino que comparado con los demás, es el más flojo en muchas cosas (seguro le afectó que las mecánicas venían oxidándose bastante). God of War (2018) es maravilloso, dentro y fuera del contexto «God of War», espero que lo juegues pronto!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.