The Crew 2 encontró el ingrediente secreto

Fecha original del artículo: 04/06/2018

Hace un par de años, Ubisoft lanzó al mercado “The Crew” un MMO de automóviles que se llevaba a cabo en un extenso mapa, representante de tierras estadounidenses. Abrazando al fracaso más que al éxito, el videojuego pecó en muchos aspectos relacionados con el apartado gráfico y jugable. La ambiciosa idea de Ubisoft, se construyó con material barato: vino el temporal, y se vino todo abajo. 

Sin rendirse, en 2017, mediante su conferencia en la E3, Ubi aprovechó para renovar su idea de “MMO con automóviles”: con mucha modestia, The Crew 2 fue anunciado. El principal cambio respecto a la primera entrega radica en la posibilidad de controlar más de un vehículo. The Crew 2 mueve a un costado los preciados automóviles, para darle espacio a las avionetas, lanchas y todo medio de transporte que se utilice en tierra, agua y aire.

Una beta cerrada fue anunciada hace un largo tiempo, como la oportunidad de echarle un vistazo a lo que se nos viene, justamente, a finales de este mes. Me inscribí, me seleccionaron y ahora mismo, vengo a darles mi opinión al respecto.

Cuando puse las manos sobre la beta de The Crew 2, lo hice sin fe. El primer juego falló en varios aspectos y la presentación de su secuela no la note muy convincente. La adhesión de nuevos medios de transporte, por más llamativa que se presente, no podía alagarse hasta que realmente, se vea justificado el añadido de estas nuevas perspectivas. 

La beta inicia con una carrera de autos en las calles de NY. Se sintió velocidad y, sobre todo, diversión. Cuando cruzas la meta, la cámara se aleja y prosigue con una carrera de lanchas. Finalmente, se nos da el control de un avión. En los tres casos, sentí lo mismo, velocidad, diversión y una buena puesta en escena alrededor del “espectáculo” que se nos estaba armando: gente festejando, helicópteros filmando y adrenalina por doquier.

Más adelante, se nos abre un extenso mapa que encierra el terreno de Estados Unidos. Podemos seleccionar que vehículo queremos controlar -de tierra, mar o aire- y a continuación, proseguimos con el evento correspondiente. En lo que respecta a tierra, el juego nos permite controlar motos todoterreno, camionetas, autos “convencionales” y “super deportivos” entre otros. Las posibilidades son inmensas: podemos pasear por la ciudad, el campo o zonas montañosas. Cada una tiene sus eventos, a elección, teniendo la posibilidad de simplemente, viajar sin rumbo, solos o con amigos. Respecto a las carreras en mar -o agua, mejor dicho- podemos elegir entre varios tipos de motos de agua o lanchas. Los eventos se pueden llevar a cabo, como era de esperar, en cualquier zona con agua: ríos, lagos o la costa de Estados Unidos. Al igual que los vehículos de tierra, podemos viajar libremente por cualquier zona, pero con agua -obviamente, no podemos usar una lancha en el asfalto de Miami-. Por último, en los vehículos de aire, tenemos diversidad en aviones y avionetas. Acá la libertad alcanza su punto máximo, permitiendo surcar los cielos, entre edificios, debajo de puentes, por las montañas, además de aterrizar en cualquier zona viable. Cualquier tipo de vehículo se puede controlar perfectamente y con su correspondiente libertad. 

Con este gran aliciente, mi duda estaba en la personalización, tanto por fuera como por dentro de cada uno de los vehículos. Mi respuesta fue positiva. Con el desarrollo de cada evento, el jugador obtiene seguidores -en redes sociales ficticias- y dinero. El primero sirve para aumentar las posibilidades de obtener un vehículo de mayor gama -tanto de tierra, como de aire o agua y de cualquiera de sus tipos-. Mientras que, con el dinero, como era de esperar, podemos adquirir los vehículos correspondientes, además de proporcionar mejoras en el rendimiento. 

Cualquiera sea el vehículo, podemos personalizarlo a nuestro antojo. El videojuego nos da la oportunidad de crear nuestro propio tuneo, o descargar algunos diseños creados por la comunidad. El rendimiento también es retocable, permitiendo que modifiquemos una gran variedad de elementos en el esqueleto de nuestro auto, lancha o avión. Las posibilidades son enormes, y el garaje de cada personaje, es un mundo distinto. 

The Crew 2 aprovechó la sensacional idea de aplicar un vasto mapa como lo es el de Estados Unidos, a un juego de conducción. Esta vez, nos despegamos de los automóviles, para anotarnos en competiciones de cualquier modalidad, a través de todo tipo de terrenos y circunstancias. 

La variedad es el ingrediente principal de esta receta, aunque todavía se siente un poco salada la jugabilidad, más que nada en los automóviles, donde las físicas siguen teniendo un grave fallo -algo que se ve en cualquier videojuego de la compañía, pero tiene fuertes repercusiones en la conducción y, por ende, en The Crew-. 

La beta de The Crew 2 mostró un videojuego que encontró el motivo que justifique semejante proporción en el mapeado: libertad, en todo sentido. El apartado gráfico nos hace disfrutar de todos los paisajes y lleva un buen rendimiento en cualquier tipo de evento. El sonido se desempeña con lo mínimo y un poco más: variedad e inmersión en el ambiente, además de una playlist que nos lleva de la mano en nuestro viaje por Estados Unidos. La jugabilidad es cómoda en aviones y lanchas. Cumple con los automóviles, pero en momentos donde las físicas deben actuar -como el salto por una rampa- empieza a mostrar inexactitudes. También vemos un punto bastante negativo a estas alturas, y es que las colisiones siguen demandando un realismo mínimo: podemos ir a 200km/h, chocar con una pared, pero el auto resulta ileso. No buscamos realismo definitivo -una colisión que nos deje fuera de la carrera- pero sí una mejora notable en estos detalles, que, directa o indirectamente, nutren al conjunto del juego. 

Te recuerdo que esta opinión se realizó en base a una versión beta del juego, dejando abierta la posibilidad a cambios en el futuro. 

The Crew 2 estará disponible el día 29 de Junio de 2018, en Playstation 4, XboxOne y PC.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.