Alice: Madness Returns – Reseña

Es muy probable que conozcas la historia de Alicia en el País de las Maravillas, un clásico de la literatura. Y si no fue por este medio, Disney tuvo que haber influenciado en tu visión hacia la obra de Lewis Carroll. Pero ¿conocías la versión de American McGee? El día de hoy vengo a recomendarles el maravilloso Alice Madness Returns, un juego catalogado dentro del género aventura y plataformas.

La vuelta al País de las Maravillas

La historia de Alice Madness Returns comienza con una charla entre Alice, nuestra protagonista y un psicólogo. Cuando finaliza, salimos a las grises calles de una Londres industrializada y nos ponemos a seguir a un extraño gato blanco que captaba nuestra atención. Una señora nos detiene, nos habla de algo que poco entenderemos y a continuación, Alice se desmaya. Volvimos al País de las Maravillas.

¿Por qué digo que volvimos? Alice Madness Returns es secuela de la obra de culto “American McGee: Alice” lanzado al mercado en el año 2001. Hay una buena cantidad de referencias obvias de la primera aventura de Alice, sin embargo, no te alarmes, Alice Madness Returns puede jugarse sin haber tocado el primer videojuego. Cabe aclarar otra cosa: si compras la versión de Playstation 3, te vendrá el primer juego de regalo, la decisión es tuya.

La vuelta al País de las Maravillas es increíble. Alice desciende con delicadeza hacia el mundo que salvó en algún momento, su propio mundo. Ahora mismo lo encontramos destellando colores por todos lados, vegetación y vida adorable que nos rodea. Pero al fin y al cabo, el País de las Maravillas es el reflejo de su estado mental, donde jugarán un papel preponderante los sucesos que fueron aconteciendo a lo largo de su vida, y en este caso, el más importante será la muerte de su familia en un incendio con origen desconocido.

De esta manera, la historia de Alice Madness Returns se irá construyendo a medida que Alice intenta recordar cómo se provocó el incendio que acabó con su familia. Cada pregunta que se haga deberá tener una respuesta, y para ello, deberá sumergirse en los pensamientos más profundos dentro de ella.

El diseño artístico de Alice Madness Returns es lo mejor del conjunto

El diseño artístico de Alice Madness Returns se desprende de lo que pintó Disney en sus películas y más aún de lo que quiso transmitir Lewis Carroll en sus obras literarias. La versión de American McGee –creador de estas aventuras en videojuegos es violenta y muy adulta, pero no por ello deja de ser lo mejor del conjunto.

A través de cada capítulo iremos visitando mundos completamente distintos entre sí, el mayor ejemplo lo encontramos en la transición desde Londres hasta el País de las Maravillas: en uno observamos un tono grisáceo y personajes rutinarios, mientras que en el otro, la paleta de colores destila en nuestros ojos y los habitantes se acercan más a híbridos entre animales y humanos que otra cosa.

Los enemigos irán evolucionando en cuanto su violento diseño, pudiendo observar que a medida que avanza la historia se vuelven, por un lado, más hostiles y por el otro, más terroríficos. Con los escenarios sucede algo parecido, son el reflejo principal del estado mental de Alice, por lo cual, en los capítulos más intensos narrativamente, tendremos que avanzar por mapeados que podrían incomodar a los más sensibles.

Hay un fuerte énfasis en las plataformas

Para avanzar en la campaña, Alice Madness Returns hace uso de una serie de mecánicas plataformeras las cuales hoy en día, podría decirse que extinguieron. El salto entre plataformas flotantes o la realización de rompecabezas para abrir caminos estarán a la orden del día. Tanto es así, que podría apuntarse como el punto más negativo del juego. Esto es debido a que se repite más de una vez por capítulo la misma mecánica. Cuando llegamos a la mitad de un escenario surge la emergencia de cambiar el accionar del juego y en eso es lo único que Alice falla. En ocasiones introduce alguna que otra secuencia distinta: minijuegos en 2D, la huida de un enemigo literalmente invencible, etcétera. Lamentablemente, no es lo suficiente. Tampoco tendríamos que decir que la repetición de mecánicas agobia la experiencia entera, pero sí es algo que podría llegar a molestarnos en más de una ocasión por capítulo.

El combate evoluciona a lo largo de la aventura, los enemigos son cada vez más difíciles

El combate fue muy bien llevado a lo largo de toda la aventura. Con un aire a Hack and Slash y shooter, en un principio obtendremos el legendario cuchillo de Alice y a partir de allí, en cada escenario nos estarán esperando armas de distinto tipo para plantarle cara a los enemigos. Podemos mejorarlas, canjeando “dientes” -distribuidos a lo largo del mapa- por un nivel superior -aumenta el daño y el diseño- y en ocasiones, podremos crear combos entre más de un arma para aniquilar al enemigo de manera definitiva.

Si bien el combate no está complejizado, los enemigos exigen que utilicemos más de un arma y de maneras determinadas para poder eliminarlos, allí es donde todo cobra sentido y los combates contra mini-jefes se ponen difíciles. Al final, cada enfrentamiento se vuelve frenético y en ocasiones, nos hará sudar: esquivar, disparar y golpear en momentos precisos es la forma de salir victoriosos en las batallas. Cuando estemos al borde de la muerte, el juego permite activar el “modo histeria” en donde Alice es inmune a los ataques y ocasiona el doble de daño a los enemigos.

Alice Madness Returns no es un juego que nos ponga las cosas fáciles, pero tampoco se puede incluir dentro de aquellos títulos difíciles. El nivel de dificultad se encuentra bien equilibrado, teniendo una curva creciente con su máximo esplendor en el capítulo final, realmente caótico. El juego tiene una fuerte presencia de puntos de control y la distribución de vida se realiza a través del cadáver de enemigos o rompiendo objetos en el escenario.

El juego dura 10 horas, repartidas entre combate, plataformas, puzles y recolección de coleccionables

La banda sonora en Alice Madness Returns solo tiene un tema que sobresale por todos los demás y se utiliza con poca frecuencia en la aventura. El acompañamiento es bueno, pero en ningún momento logra ser lo suficientemente potente como para elevar el sentimiento de una escena. En cuanto el sonido ambiental, los enemigos presentan una serie de ruidos y voces escalofriantes, mientras que los escenarios transmiten mucho más a través de la imagen que del sonido.

La duración de Alice Madness Returns ronda las 10 horas en dificultad normal. Hay una fuerte presencia de coleccionables, los cuales son entretenidos de buscar y no suponen un dolor de cabeza, principalmente porque el juego es lineal de principio a fin. Algunos nos premiarán con dientes -utilizables para aumentar el nivel de nuestras armas- y otros tienen un fin narrativo, presentando flashbacks de la vida de Alice. Es un título rejugable, tanto por sus coleccionables como por su dificultad más alta -pesadilla- donde tendremos que estar dispuestos a sufrir en cada escenario.

Valoración
4/5

Alice Madness Returns es un juego único. Tiene buena historia, un combate entretenido y seremos presos de su diseño artístico. A pesar de pifiarle en algunos aspectos, como por ejemplo, la repetición de mecánicas para avanzar en el escenario, no deja de ser un muy buen juego y más en estos tiempos donde las plataformas escasean tanto. Viajar al País de las Maravillas es una de mis recomendaciones más fieles esta semana.

  • Algo positivo a destacar: el diseño artístico es fascinante -enemigos, escenarios, armas-. La narrativa tiene ideas muy originales.
  • Algo negativo a destacar: la repetición de mecánicas jugables.
  • Duración: alrededor de 10 horas.
  • ¿Hay que jugar los anteriores? No hace falta. Para el que esté interesado, en la versión de Playstation 3 viene gratis el primer juego.
  • Disponibilidad: Playstation 3, XBOX 360 y PC.
  • Plataforma de reseña: Playstation 3.
Contacto

3 comentarios

  1. Imperdible! Jugué ambos y, si bien no son descollantes entre todos los juegos que salieron en su momento, la historia y la visión completamente opuesta a la de Disney del mundo de Alicia me hicieron amarlos, y todo el conjunto hace de este un gran clásico de los videojuegos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.