Ultros Análisis – Lleno de color pero falto de vida 

Análisis de Ultros en PS4, PS5 y PC, videojuego de acción metroidvania desarrollado por Hadoque.


En la industria de los videojuegos, los desarrolladores tienen la difícil tarea de destacar su producto entre muchos otros que estrenan en la misma semana o, inclusive, el mismo día. Los intentos de las empresas van desde encontrar mecánicas nuevas y refrescantes a querer generar un impacto visual de tal magnitud que los compradores no puedan pensar en otra cosa a la hora de gastar el dinero. El caso de Ultros va por el segundo camino mencionado: una aventura de acción plataformera, ambientada en un mundo psicodélico y lisérgico, lleno de una vegetación colorida con muchas propiedades. 

Visualmente, el título desarrollado por Hadoque es singular y extremadamente llamativo, narrativa y mecánicamente tiene problemas que impiden disfrutar al máximo las noblezas de un excelso sistema de plantación y crecimiento de árboles. 

Un mundo colorido, psicodélico y extraño 


Ultros-por-donde-empezar-a-explorar

Ultros comienza con una toma de una habitación llena de objetos de todos colores, en su mayoría sumamente chillones, que tiene una cámara metálica abierta y una persona tirada en el piso, vestida con ropas igual de coloridas que el fondo, que se levanta sin saber muy bien dónde se encuentra. Es ahí donde empieza la aventura para la protagonista que, sin nombre ni motivaciones, se adentra en los pasillos de una gigantesca nave

En los primeros minutos de esta historia, el personaje se encuentra con varios NPCs que sueltan frases casi sin sentido, intentando dar pistas de algo que pasó y que va a continuar sin poder hacer mucho al respecto, y es que en la nave donde estamos hay un ciclo eterno que se repite una y otra vez, donde sus habitantes están atrapados y, debido a la cantidad de tiempo que lleva pasando, la memoria de ellos comenzó a fallar y ya no hacen mucho más que repetir un patrón. 


Vale aclarar que, si bien el juego de Hadoque es de acción con elementos metroidvania, no estamos frente a un título que obligue al jugador a repetir ciclos cinco, diez o quince veces, una y otra vez, hasta poder encontrar una solución. En Ultros los ciclos son guionados y hay una historia que transcurre a lo largo de ellos. No hay forma de terminar una etapa sin antes resolver el dilema de turno. Mientras avanza cada fase, la protagonista gana habilidades que le permiten recorrer más lugares del mundo y así poder avanzar, y solucionar, el misterio que tiene a todos atrapados para la eternidad. 

La nave y sus tripulantes 


Ultros-de-que-se-trata-y-cuanto-dura-la-campana

Como ya mencionamos, la protagonista no es la única tripulante de esta inmensa nave y los personajes secundarios no se hacen esperar: hay un jardinero que conoce cada rincón de la nave y se encarga de cuidar las plantas; una cazadora que nos va a enseñar las artes de la pelea; enemigos y distintos animales; y una misteriosa guerrera que irá apareciendo cada vez más mientras avanza la historia. 

La variedad de individuos que habitan el mundo es poca, pero ese no es el principal problema. Lo que más choca de estos personajes es la falta de personalidad y que las distintas acciones y diálogos suceden a favor de una historia, y que nunca parecen ser motivados por el actor del momento. Las cosas pasan porque pasan, y porque así lo requiere el guión. Eso es una verdadera lástima y le quita alma al título. 

Árboles, plantas y semillas 


Ultros-arboles-y-semillas

Quizá el detalle más sorprendente de Ultros, por más increíble que esto suene, no es su estética, sino lo bien creado y llevado a cabo que es el sistema de plantación de árboles. Básicamente, cada especie de flora en el mundo tiene una propiedad distinta. No solo eso, el mundo está adaptado de tal manera que las habitaciones invitan a la experimentación continua para alcanzar lugares más altos u ocultos. Cada una de las semillas que se plantan en los suelos de la nave quedan ahí para el próximo ciclo, mejorando sus propiedades y ayudando aún más a la protagonista. 

Por ejemplo, hay plantas que generan un tronco vertical al que la protagonista puede subir y así llegar a zonas altas. Pero, hay un problema: para que una plantación recién realizada logre alcanzar toda su magnitud y explote su verdadero potencial, un ciclo entero tiene que pasar. ¿Cómo se soluciona esto si la urgencia del jugador requiere una planta específica en su máximo esplendor? Hay un elemento especial llamado Compost que permite acelerar el proceso. 

Es magnífico cómo el equipo de Hadoque adaptó esta mecánica y, después del cuarto ciclo, le da al jugador una herramienta para poder escarbar y retirar las semillas plantadas. Con este nuevo instrumento, la nave se convierte en un verdadero jardín de juegos para los jugadores y, con imaginación, se pueden hacer cosas maravillosas. 

No todo lo que brilla es oro 


Ultros-guia-con-tips-para-que-sea-mas-facil

El mayor problema de Ultros llega cuando se le pide al jugador que intente avanzar en la historia mientras sortea obstáculos requieren más intuición y mezcla de semillas, habilidad y un poco de suerte. Lamentablemente el esfuerzo que se necesita para llegar lejos en la aventura no justifica la recompensa que se obtiene. La historia está contada de una forma vaga, con diálogos que no aclaran nada y con flashbacks e imágenes que confunden aún más.  

No solo eso, no existen coleccionables en el juego y la motivación del jugador para recorrer el enorme mundo es la de encontrar una escena donde aparece un texto sobre una pantalla quieta o una imagen en la que se hace un paneo que no se entiende muy bien a qué se refiere. 


Hadoque quiere contar un relato serio, que lleve conciencia sobre nacimientos y el cuidado del medio ambiente, pero no logra dar en el clavo para hacer llamativa la trama. Los desarrolladores intentan de forma muy forzada meter un poco de humor y, además de equivocarse, lo ponen al jugador en situaciones que no encajan en el tono de la historia principal.  

Ultros también falla en uno de los aspectos principales de los videojuegos: la diversión. No es que el juego sea malo, pero sus ambientes saturados son todos similares, su combate se reduce a esquivar y contraatacar, el sistema de mejora de la protagonista pasa a ser casi inútil después del cuarto o quinto ciclo, no existe casi variedad de enemigos y, cuando intenta algo distinto, fracasa por no acertar el tono en la historia. 

En esta época donde la cantidad de títulos que inunda la industria hace cada vez más difícil dividir el tiempo para poder disfrutar los juegos, Ultros aparece con cosas para rescatar, pero casi nada para destacar. 

Nicolás Matiuzzi
Redes

Descubre más desde Solo Jugadores

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Comentar artículo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.